¿Leemos lo que compartimos?