El día que conocí a Arturo Goicoechea…